Déjanos un comentario :D

Buscar en este blog

Seguidores



jueves, 26 de agosto de 2010

El Bambú

^^
Konnichiwaaaaa!!!
¡Buenas tardes!

No tenía pensado hablar del bambú, pero cada vez me llama más la atención. Tengo dos en casa, bueno, uno es de mi madre y el otro mío.
Es una planta que veo muy bonica y me gusta mucho. Además en series japonesas siempre he visto desde pequeña, supongo que por ello también he acabado encariñándome a él. *___*

También siempre acabo relacionándolo con los panda, jaja.

Así que aquí os dejo datos sobre el bambú. :3



Aunque los bosques de bambú son densos, los flujos de agua son libres en ellos.
Aunque las ramas de bambú sean azotadas, siempre se adaptan a la situación.

Hermosa imagen.


Sobre el Bambú


El bambú es una planta (en forma de caña) que puede ser de menos de 1 m de largo con los tallos de medio cm de diámetro. Como también puede ser gigante de unos 25 m de alto y 30 cm de diámetro. Existen cientos de variedades distinguiéndose entre especies más leñosas y más herbáceas.

Es un verdadero regalo de la naturaleza ya que sus propiedades, beneficios y aplicaciones son realmente casi incontables. Un autentico descubrimiento porque a pesar de ser una planta, está siendo sustituída como madera.
El bambú tiene algo especial. A pesar de ser una planta, sus características son similares a las de la madera, por lo que se le considera una de las especies vegetales con más potencial de futuro en este sector.
Está considera una alternativa viable a este material. Posee una dureza muy parecida a la del roble e incluso algunas especies tienen una resistencia mayor. Hay unas 1.500 clases de bambú, lo que permite obtener a su vez productos de diferentes características y tonalidades.


Su principal ventaja es la rapidez con la que crece. Suele crecer formando verdaderos bosques aunque hoy en día se han reducido mucho por la tala del ser humano. Claro, al haber descubierto cuan provechoso es, no hemos dudado en aprovecharnos de sus cualidades; aunque cada vez se planta más bambú en forma de plantaciones para su explotación. Puede ser rentable su explotación a los 4-6 años, algunas variedades pueden necesitar incluso más de diez.

La especie
"bambú gigante" es maderable en apenas 7 años, con una altura que alcanza hasta un máximo de 30 m y una circunferencia que puede superar los 30 cm. Además, tras su recolección, se regenera sin necesidad de volver a plantarlo.


Los bambús son plantas perennes; algunos son de climas templados mientras que otros son tropicales. Por tener tanta variedad, resulta fácil dar una adecuada al medio en el que se cultive. Además son plantas aptas para el exterior, el interior, ya sea en un jardín, en una maceta, con mucha luz o con sombras.
Eso sí, es importante que a los bambús no les falte Agua y Aire. No crecerán en tierras saturadas y necesitan aire puro para desarrollarse.

No obstante, al igual que la madera, puede ser atacado por hongos y otros insectos, lo que hace conveniente un tratamiento preventivo. Respecto a su estructura, al estar hueco en el interior, es un material ligero y fácilmente transportable; pero no por ello pierde rigidez.

Podemos encontrarlo de forma silvestre en China, los Andes centrales y del norte, en zonas del Amazonas, en México y en algunos otros países latinoamericanos.
Además ayuda a evitar la desertización ya que sus raíces evitan que las lluvias se lleven la tierra. El bambú también puede servir para proteger los campos de cultivo del viento.


El bambú es considerado en muchas culturas como símbolo de una vida longeva, de la fortaleza y la versitilidad.


Sus propiedades

•Remineralizante. Su contenido en Silicio lo hace muy recomendable en personas desmineralizadas o que sufren de problemas osteoarticulares (artrosis, artritis, reumatismos, descalcificación, etc.) ya que colabora en la síntesis de colágeno y esto favorece la salud de los huesos y cartílagos.

•Alto contenido en fibra (saciante).

•El bambú es apto para dietas adelgazantes ya que es bajo en calorías, saciante, suavemente laxante y disminuye gracias a la fibra la absorción de grasas y azúcares.


El bambú como alimento

Del bambú se consumen los brotes tiernos que han sido popularizados gracias a los restaurantes chinos y el hecho de ser un alimento básico en la dieta de los osos Panda y los elefantes asiáticos.
Entre sus nutrientes destaca su alto contenido en fibra y especialmente su gran aporte de Silicio.

El bambú se suele comercializar en forma de brotes muy tiernos, para cocinarlos. Los brotes de bambú son comestibles y provienen de las partes más nuevas de las especies de plantas denominadas bambú: Bambusa vulgaris y Phyllostachys edulis. Se emplean como ingrediente en muchas cocinas asiáticas formando parte de diversos platos y caldos, se pueden adquirir en supermercados en formato de rodajas, tanto frescos como en conserva. Los brotes de bambú se denominan zhú sǔn jiān (竹笋尖) o simplemente sǔn jiān (笋尖).

También empieza a encontrarse en forma de cápsulas para uso medicinal (aporte de Silicio para huesos y articulaciones).

Es un alimento para los humanos y también para el ganado.

Se han hecho utensilios de cocina con bambú como el conocido por Oriente como las vaporeras. Las hay de varias tamaños y es una forma de hacer comida muy sana al vapor.

El Bambú como decoración


La plantación del bambú se presenta como una alternativa sostenible y ecológica, especialmente frente a la madera tropical. Cada especie cuenta, en general, con una aplicación específica.

El bambú es tan resistente (una vez seco) que, en Oriente, se ha llegado ha utilizar incluso para hacer puentes.
Un uso sorprendente (para los occidentales) es en la construcción de viviendas ya que el bambú puede servirnos para hacer prácticamente todo. Sus propiedades mecánicas permiten su empleo en artesanía y cada vez tiene más aplicaciones (revestimientos de paredes y techos, suelos, ventanas, puertas, muebles, cañerías, tejado, aislamiento, tuberías, resinas, carbón vegetal, papel, fibras textiles, cestos, etc.).
También se utiliza para construir estructuras para la construcción, para el campo, etc.

Aquí os dejo imágenes de objetos hechos con bambú que sirven tanto de decoración como uso personal en la casa.













Aparte de esto (tengo que decir que son unos buenos diseños que me gustan mucho), el bambú se le ha sacado provecho incluso para instrumentos, pulseras, coches y bicicletas y lo que yo encuentro muy curioso, han sabido usarlo para añadirlo en móviles, ordenadores y utensilios de éste. Es de veras no sólo elegante y de buen ver, sino ecológico. :3

















Para acabar, os comento una cosa que sucede con el Bambú japonés.
De ahí el que sean pacientes y aconsejen serlo aparte de no darse por vencidos para ver los frutos de tu cosecha. Una teoria que se puede llevar a la práctica en todos los sentidos de la vida.

Paciencia y Perseverancia; reflexiones de la vida (el bambú japonés).

Se dice que
"no hay que ser agricultor para saber que una buena cosecha requiere de buena semilla, buen abono y riego. Que quien cultiva la tierra no se detiene impaciente frente a la semilla sembrada, esperando verla crecer pronto y gritándole que así sea."
Yo creo que aunque sepas esa teoría, no lo sabrás de verdad hasta practicarla.
No he plantado semillas de bambú, pero sí otras plantas, y al principio, a pesar de saber que no crecen de la noche a la mañana, sí me paraba a mirarlas a menudo. Junto a la impaciencia se añadía la emoción de verlas crecer.

Al tiempo ya fui entendiendo que no servía de nada ser impaciente, pero no por ello dejaba de lado el cuidarlas, seguir adelante sabiendo, teniendo esperanza, que tarde o temprano saldría la planta.
Cierto es que he tenido casos en que la planta tardaba más de lo debido (indicándome por la fecha en la que suele crecer "x" planta) y otros casos ni han asomado fuera de la tierra. No sé si es algo de las semillas, la tierra o el cómo las he cuidado. Aún así y aunque hubiera preferido verlas crecer, no me doy por vencida. Si tienen que crecer, crecerán, sino, pues nada, son cosas que pasan.


El bambú japonés cuando es plantado, aunque se le riegue a menudo, puede no verse ninguna mejoría hasta los 7 años. Cosa que para alguien que no lo sepa y/o que sea impaciente, le puede desesperar, incluso pensar que no ha echado raíces, que no va a salir nada, que no ha obrado correctamente en su cuidado, etc.
Pero en realidad no es así.
Es aconsejable ser paciente y seguir con su cuidado, puesto que esta planta no empieza a crecer visiblemente a partir del 7º año; en el que en un plazo de 6 semanas, el bambú puede crecer hasta 30m o más.
¿Por qué sólo crece a partir del 7º año?

No, crece VISIBLEMENTE a partir del 7º año, pero ha estado desarrollándose todo ese tiempo bajo tierra echando fuertes raíces preparándose para el crecimiento que vendría después.
En ningún momento el bambú ha 'abandonado', siempre estuvo ahí creciendo aunque sus resultados no fueran vistos tras pasar los 7 años.


Si hay algo que tiene la naturaleza es que es muy sabia y no se preocupa del tiempo como los humanos. No importa lo impaciente que sea uno, ni las ganas que tenga de verla crecer pronto; no importa que esté cada día esperando y gritándole que crezca. Si está en el sitio adecuado y bien cuidada, crecerá cuando le toque; es así de simple. Crecen en el tiempo que les toca.

Pasa con todo lo que nos rodea. Y es que los humanos (me incluyo yo según qué situaciones, pero trataré de ser paciente, jaja) tenemos tendencia a ser impacientes, a quererlo todo ya, a querer rápidas soluciones, triunfar a corto plazo, terminar una faena larga y sin esfuerzo en un abrir y cerrar de ojos, queremos que los niños crezcan rápido, etc.
Nos estamos moviendo en un mundo que está predominando el estrés y dar con buenos resultados visibles lo antes posible.

Por ello muchos acaban abandonando si no ven que les salen bien las cosas, si ven que no hay ninguna mejoría y se sienten frustrados.

Nos estamos olvidando, ya no sólo que hay que ser paciente y dedicarle más tiempo a las cosas, sino que muchos casos requieren que crezcamos antes interiormente para luego salir y 'triunfar' de verdad. Las cosas bien hechas y preparadas, si no se dejan, puede darte muy buenos resultados.

Muchos nos encontramos en situaciones que podemos no ver nada hagamos lo que hagamos e incluso podemos estar planteándonos abanadonar o escoger otro camino quizás más fácil.
Sólo os diré una cosa, y es que aunque un camino pueda ser más fácil no significa que siempre sea el más correcto.
Si de verdad quieres conseguir algo, es importante (como bien dice el título) ser paciente y perseverante, luchar por aquello que quieres y seguir adelante; no abandones. Como bien he dicho, la naturaleza es sabia y todo llega a su tiempo. Sé que el término tiempo es muy relativo, y según qué persona y qué caso tardará más o menos, pero ahí está.

Está claro que si abandonas, no podrás ver esos bambúes de 30m. :3

P.D - Adoro los bambúes. *____* jaja

5 comentarios:

Sony dijo...

Dios, pedazo de entrada, y encima educativa ^^

Yo no valgo para cuidar Bambús ñ__n

Karura Blight dijo...

Siempre he querido probar el bambú *_*
Tiene pinta de estar rico, y los osos panda no pueden estar equivocados ò_ó

Kizoku Nozomi dijo...

Hay que ser como el bambú. ^^
Aplicar esa lección a la vida. Además son muy buenos tanto para la salud como para usarlos y construir cosas con ellos. ^^
Buena entrada.

Hugo dijo...

Una gran lección.
Es admirable las propiedades del bambú y lo que se puede hacer con él.
Esta entrada también vale su peso en oro.

luizon lagarto dijo...

Muy buena pagina..
Me acorde que hay un dicho....
Entre mas alto es el bambú... mas bajo se inclina...

Publicar un comentario

 
 

Todos los derechos reservados.
El diseño de la plantilla y todo su contenido ha sido creado por Paula Salguero (Chiisa Yanagi). El contenido de esta obra está bajo licencia.