Déjanos un comentario :D

Buscar en este blog

Seguidores



sábado, 23 de abril de 2011

Sant Jordi, Día del Libro y la Rosa

^^ Buenas a todos y tengan un feliz día de Sant Jordi (o San Jorge como traducen algunos al español, jaja).

Dicho día del Libro (23 Abril) y en el que tradicionalmente en Cataluña (y si no me equivoco, en partes de Valencia y Mallorca) los hombres regalan una rosa a la mujer y las mujeres un libro a los hombres.



Y sí, como todo hoy día, es más comercial que otra cosa.
Y hoy, se siguen regalando rosas a las mujeres, pero el libro ha pasado a ser algo para todo tipo de público y en un día como hoy compran ya sea para regalar a otros o para sí mismos.
Una oportunidad que, especialmente librerías y quienes vendan libros, no dejan pasar porque ganan mucho, contando especialmente el pequeño descuento que hacen.
El consumismo y las ofertas a la gente no se les pasa por alto consiguiendo así que vendedores de libros en este día ganen un 63% más que en todo el año.
(los libros saldrán algo más baratitos, pero las rosas...)

El día del libro es muy conocido y su tradición se hace conmemorando las muertes de Miguel de Cervantes y William Shakespeare.

La tradición de la rosa nació a partir de una leyenda medieval en el que entra como protagonista Sant Jordi.

Sant Jordi fue un militar romano convertido al cristianismo y muerto como mártir en no querer abjurar de su fe. Es venerado en la mayoría de confesiones cristianas y en el Islam, aconteciendo uno de los santos más populares, especialmente durante la Edad mediana. Sin embargo, su historicidad es discutida y, probablemente, es un personaje legendario.

No entraré en detalles con su biografía porque no tiene nada que ver con la leyenda.

La historia por la cual es conocido en todo el mundo es por la muerte que provocó al dragón que pretendía comerse Cleodolinda, una preciosa doncella. Esta narración la escribió
Iacopo da Varazze en el siglo XII en su obra "La Leyenda Àuria".
Pronto se esparció por todo Europa hasta llegar a toda la Corona de Aragón.

Cuenta la leyenda que Sant Jordi era un soldado romano nacido en el Próximo Oriente y es el gran protagonista de una gran gesta de caballería que se sitúa en Libia. Aún así, cierta tradición catalana (Costumari Catalán de Joan Amades) la cruz acontecida a la población de Montblanc (Tarragona); o bien no hace ninguna referencia (Las Tradiciones religiosas de Cataluña de Anna de Valldaura).


Dicen que asolaba los alrededores de la villa un dragón feroz y terrible, que poseía las facultades de andar, volar y nadar, y tenía el aliento apestoso, hasta el punto que desde muy lejos con sus alentadas envenenaba el aire y producía la muerte de todos quienes lo respiraban.
Era el estrago de los rebaños y de las personas y por toda aquella comarca reinaba el terror más profundo.

Los habitantes pensaron que si le daban cada día una persona que le sirviera de presa, no haría el estrago a diestro y siniestro. De hecho, la leyenda dice, que el sistema le salió a las mil maravillas, pero lo realmente complicado era encontrar una persona que cada día se dejara comer por aquel monstruo. Todo el vecindario decidió pues de hacer cada día un sorteo entre todos los habitantes de la villa y que aquel que destinara la suerte sería entregado a la "simpática" fiera.


Así se hizo durante mucho tiempo y el monstruo se debía de sentir satisfecho, puesto que dejaba de hacer los estragos que había hecho antes.
Pero he aquí que un día, la suerte quiso que la hija del rey fuera la destinada. La princesa Cleodolinda era joven, bella,... hubo ciudadanos que se ofrecieron para reemplazarla, pero el rey fue severo e inexorable, y con el corazón lleno de luto, dijo que tanto era su hija como la de cualquier de sus súbditos y se avino que fuera sacrificada.

La doncella salió de la ciudad y ella solita se encaminó hacia el lago donde residía la fiera mientras todo el vecindario, desconsolado y afligido, miraba desde la muralla cómo se iba al sacrificio.
Pero fue el caso que, cuando pasó un poco más allá de la muralla, se le presentó un joven caballero cabalgando un caballo blanco y con una armadura toda dorada y reluciente.

La doncella, toda preocupada, le dijo que huyera rápidamente, puesto que por allí rondaba un monstruo que así que lo viera se lo comería. El caballero le dijo que no temiera, que no le tenía que pasar nada, ni a él ni a ella, puesto que había venido expresamente para combatir la fiera y así liberar del sacrificio de la princesa, como también a la villa de Montblanc.


La fiera salió de repente con gran horror de la doncella y con gran gozo del caballero.
Éste, con un buen golpe de lanza lo malhirió. El caballero, Sant Jordi, ató el monstruo por el cuello y se la dio a la doncella para que ella misma la llevara a la ciudad, y la fiera siguió toda mansa y atemorizada.

La leyenda explica incluso, que los habitantes de la villa habían visto toda aquella gesta desde la muralla y que recibió con los brazos abiertos a la doncella y el caballero. En la plaza mayor de la villa, los aldeanos acabaron de rematar aquel feroz animal.


Se dice que el rey quiso casar su hija con Sant Jordi, pero que éste le replicó diciendo que no la merecía y que su visita en aquella villa era porque había tenido una revelación divina sobre la necesidad urgente de salvar aquella villa del monstruo. Recomendó al rey y a sus vasallos que fueran buenos cristianos y que honraran y veneraran a Dios tal como merecía.
Desapareció misteriosamente tal como había venido.



¿Qué? ¿Qué de dónde sale la rosa? Precisamente, amigos, de su versión para niños. ;)



Érase una vez un pequeño y pacífico reinado donde todos su habitantes hacían vida normal.
Pero un día apareció un Dragón en el reino que lo atacó a diestro y siniestro.
El pueblo no sabía qué hacer; estaba atemorizado frente aquella bestia y no podían salir del reino aunque la bestia no estuviese porque desde la cueva donde residía, echaba su fétido aliento que los mantenía a todos resguardados tras las murallas.

Hasta que un día el pueblo decidió que para evitar los ataques entregarían dos corderos cada día para ser devorados por el Dragón y así evitar que atacase la villa para satisfacer su hambre.Y todo fue viento en popa.

Pero al tiempo los corderos empezaron a escasear y se acordó que enviarían a una persona y a un cordero; con lo cual cada día se hacía un sorteo y se enviaba a dicha persona a la cueva del dragón. (Aquí hay otra versión que dice que los corderos se terminaron y el rey acordó que, a suertes, los padres fueran entregando a sus hijos para ser devorados).

Un día en el sorteo salió el nombre de la princesa. En ese momento, el rey ofreció riquezas a la familia de aquél que ocupara su lugar, sin embargo el pueblo se negó y le reprochó que ya muchos habían quedado sin familiares y que el rey no tenía por qué ser la excepción. Le amenazaron incluso con quemar palacio y no tuvo otra que soltar su hija y dejarle ir hacia el Dragón.

Así, sin ninguna alternativa, fue caminando hasta la guarida del dragón y cuando iba en rumbo llevando ya gran parte del camino, se encontró a Sant Jordi montado sobre un caballo blanco que, al oír su situación, se ofreció a rescatarla.

Cuando se percató de que el Dragón se dirigía hacia ellos, cogió su espada y se enfrentó a él. (En otros relatos se dice que lleva lanza)

Ató al Dragón con el ceñidor de la princesa y lo llevó indefenso hasta el pueblo para que todos vieran que estaba vencido. Finalmente lo mató clavándole la espada/lanza en el corazón. (otros relatos ni se menciona que lleva el Dragón al pueblo, lo mata tras enfrentarse con él)

Y de la sangre que fluyó del Dragón nació un bello rosal. Sant Jordi cogió una, la que él vio más hermosa, y se la regaló a la princesa.

Y aquí termina la historia, pero en otros relatos dice que el rey le ofreció a Sant Jordi riquezas, sin embargo él las rechazó y pidió que se le repartieran al pueblo. También construyó una iglesia en su nombre, de la cual brotaba agua milagrosa que curaba a los enfermos.


¿Qué os ha parecido?
De pequeña en el colegio solíamos hacer este día rosas con manualidades e incluso dibujar nuestra historia de Sant Jordi y ser un libro que normalmente regalamos a los padres (aunque yo recuerdo que uno mío se lo regalé a mi vecino porque se llamaba igual; Jordi).

A día de hoy no me entusiasma la historia; y menos porque los dragones me encantan, jaja.
Pero bueno, igual que hay gente de todo tipo, en el mundo animal también. :S (pero yo me pregunto ¿por que tiene que estar el típico dragón que al hacerse con la princesa, aparece un caballero y la rescata matándolo? xD)

Eso sí, siempre suelo decir que nadie me regale rosas especialmente en un día como hoy porque sirviéndonos del símbolo que tiene la rosa hoy, prácticamente estoy recibiendo "sangre de dragón" (jajaja, sí, así lo digo) y que mejor me regalen un dragón.
No, no es que muchos quieran regalarme rosas (mejor, menos gastos tontos se hace la gente) pero a veces me gusta recordar casos así, jajaja.
 
 

Todos los derechos reservados.
El diseño de la plantilla y todo su contenido ha sido creado por Paula Salguero (Chiisa Yanagi). El contenido de esta obra está bajo licencia.